aprendizajes 1

 

¿Sabes qué he sentido este fin de semana? Que hay personas que les encantaría leer de otra manera, leer sin la vista. Personas que leen escuchando la voz, oliendo, tocando, palpando…

Para todas esas personas, para mí, desde ahora, los posts del blog tendrán también el audio, para todas las personas que preferís una lectura escuchada. Así que a partir de ahora, mi deseo es compartir contigo los post en forma de audio, los enlaces directos los encontrarás en la parte inferior del post. Así que si miras abajo, si bajas, podrás escuchar este post! Deseo que te guste!

 

*****

 

Hoy me voy a hacer un regalo, hoy me voy a enseñar algo a mí.

Y sí, recuerdo, me recuerdo, que hace una semana decidí ver a mi víctima, hablar con ella y cruzar al otro lado de la piel. Pero también me he dado cuenta de algo más. De que ningún proceso es sanador, que no existe ninguna evolución, si no existe el único de los ingredientes imprescindibles para esta receta.

El amor hacia uno mismo.

¡Qué jodidamente difícil me está resultando esto! Cuanta resistencia (juicio) estoy descubriendo.

Y en este nuevo capítulo toca profundizar en algo que desde la mente creí visto, y que desde lo más profundo de mi ser, soy consciente hoy que sigue torturándome. Ahí ya tengo la respuesta. No hace falta seguir buscando.

Si el sufrimiento sigue, es que no hay integración, es que es tu mente la que quiere dominar.

Cuando el SER que somos actúa, cuando nos movemos desde ese SER en ESENCIA que somos, la tortura desaparece, el agotamiento disminuye, las posibilidades y sincronicidades se suceden.

El primer aprendizaje que recojo, por aquello de tenerlo muy presente:

¡Qué cara se paga la inconsciencia!

 

Y todo este “rollo” que me estoy contando, para darme cuenta, para ser consciente e integrar, que no existe evolución o proceso sanador sin ese amor hacia uno mismo.

Y en un periquete, ¡Ya he presentado el segundo aprendizaje!

Sin amor ningún proceso es sanador.

Y aquí está la prueba…

En Noviembre de 2016 recibía la llamada de una persona “del sector” (del coaching), una persona que en los inicios de mi formación en esto de “conocerme” me acompañó como formadora en algún momento. Esta persona me seguía y veía mis movimientos y se interesó para crear proyectos conjuntos.

¡Tenía la oportunidad de mantener una reunión con esa persona para crear proyectos!

Qué “jodido” (ya vuelvo con el juicio) es esto de no quererse, y cómo soy consciente ahora.

En ese momento sentí y así lo compartí en la intimidad (como diría un conocido político español) que había algo que no me gustaba, ese algo lo reservaré, de momento, para mi intimidad (así mantenemos el suspense) O lo que se podría entender como “todavía me sigue avergonzando”. Pero el caso es que ahí estaba yo, pese a no sentir la fluidez, dirigiéndome a lo que durante un tiempo he calificado como “la boca del lobo”. Poniendo en práctica lo que es la incoherencia, y lo más importante, lo que es el no respetarse.

No lo digo con carga o juicio, ya no. Ahora lo veo, por eso quizá, ahora lo puedo escribir, le puedo dar forma. Ahora lo digo y lo escribo para verme y seguir aprendiendo. Y que jodido (vuelve el juicio) es eso de soltar resistencias. (¡Viva el personaje víctima que viene y va!)

 

Si no hay respeto, ¿Cuánto amor puede haber?

Y eso es lo que debía transitar, por ese camino, elegido desde la inconsciencia por mí, estaba poniéndome a prueba.

No sé si he llegado a la meta, si llegaré y ni tan siquiera sé si la meta existe. Pero lo que estoy viendo son las pruebas de este recorrido y quizá, esto sea una especie de videojuego y cuando recoja todos los tesoros, cuando pase todas las pruebas que yo escogí inconscientemente, pase de nivel…

*

Como en ocasiones a este cuerpo serrano mío, le falla la memoria y mi mente olvida aquello que le produce dolor; y sabiendo que la mente puede tapar, pero la emoción y la energía de esa situación, pueden anclarse en mi cuerpo. Y, además, teniendo en cuenta este proceso hacia mí, de (re)conocerme, de quitar máscaras y dejar de aparentar, que cansa mucho… He decido entrar en detalles, en los detalles está la diferencia, la magia, la sorpresa, el realmente conocer, está ¡El regalo!

Entré en esa “boca del lobo” y cuántos “premios y regalitos” descubrí.

Y como va tocando desvelar eso que todavía me sigue avergonzando, hago un parón, un parón para tomar oxígeno, un parón para respirar profundo y ver mi vergüenza y traspasarla.

 

CONTINUARÁ…

***

AUDIO DEL POST:

Haz Click sobre este link y escucha el audio de este post:

https://www.ivoox.com/aprendizajes-situaciones-no-deseadas-audios-mp3_rf_23425269_1.html

 

 

Cecília Ruiz*

26/01/2017

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies