¡El esfuerzo!

vaca esfuerzo

 

Ayer llegaba a mi este escrito y me acompañó en una nueva reflexión que comparto:

Cada vez creo menos en él (esfuerzo) y más en el amor.

Crecimos creyendo que el esfuerzo es la clave en el “tener” y el “tener” es el “éxito”. Y aprendo que “tener” es también un grado de esclavitud, sufrimiento, de confusión con el Ser. ¿Es eso éxito pues?

 

No es esfuerzo, es equilibrio.

 

Para obtener existe la regla del dar. ¿Cuánto estás dispuesto a entregar para “tener”?

Cuanto más poder das a eso que crees externo a ti y que deseas tener, más vas a entregar, desgastando tu SER para TENER. Por eso el esfuerzo.

El equilibrio desaparece cuando a aquello que deseas le has otorgado más valor que a ti.

Ahí empieza la lucha, el sobreesfuerzo para tener aquello más valioso y exitoso que tú.

Empiezas una competición en desequilibrio que a veces crees ganar, pues crees que obtener aquello que era externo a ti, y que tenía tanto valor para ti, te hace exitos@.

Ya puedes estar satisfech@.

Y aprendes que eso externo que tiene tanto valor, también se acaba, que debes seguir esforzándote para mantenerlo, para hacerlo crecer…

Y eso vuelve a ser la prueba, la muestra, de no sentirte ni creerte merecedor/a.

La prueba de poner tu valor fuera, en aquello externo a ti. De darle incluso más valor que a ti mism@.

 

Vibrar y ser consciente del equilibrio de la vida, agradecer poder ordeñar a esa vaca, (o la casa en la que vives, o el trabajo que desarrollas…)disponer de tiempo y espacio para hacerlo.

Reconocer el amor que se esconde detrás de ese acto en el que el animal te provee sin más intención o interés que ofrecerte lo que es, que compartir contigo este camino en la vida.

Un acto en el que tú la vacías para poder volver a llenarse y ella, la vaca, te muestra que no es necesario retener, que volverá a llenarse.

Qué muestra de confianza y amor a la vida.

Y entonces, ahí, desaparece el esfuerzo y el equilibrio da paso al amor o el amor al equilibrio. El orden de los factores no altera al resultado.

 

Cuando te sientas merecedor/a de SER ya tendrás todo lo que “necesitas” para SER. Ya no será necesario retener, ni luchar. Agradecer y re-conocerte siendo.

 

Cecília Ruiz

19/05/2020

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies