Hoy te propongo un juego, este juego consiste en que por unos minutos cierres tus ojos y te observes, prestes atención en ti, en las diferentes situaciones, momentos, que has vivido durante un día. Observa todo aquello que te ha rodeado y en especial obsérvate a ti.

La intención de estos minutos es que prestes atención en ti, te dediques unos minutos a observarte. El día a día, su ritmo, las obligaciones que nos creamos, las exigencias, el agotamiento al final del día… Todo ello es la excusa perfecta para no dedicarnos unos minutos a esa observación que tantísima información puede darnos.

Bien, después de esos minutos observándote, recordando al menos un día de tu vida y las diferentes situaciones; ¿Qué conclusiones obtienes? ¿Quizá te apetece enumerarlas en un folio?

Fíjate en esa lista de situaciones. ¿Qué situaciones destacan? ¿Quizá destacan las quejas?, ¿quizá te centras en la falta de tiempo, en la bronca con el jefe, que tus hijos no han hecho los deberes, que tu pareja llegó enfadado, que no tienes suficiente dinero para comprarte la casa que deseas para ti y tu familia? O por el contrario ¿son numerosas las situaciones de agradecimiento?

Observa bien como defines tus días, qué estás proyectando, ya que LO QUE CREES, CREAS:

YO CREO (del verbo creer) = YO CREO (del verbo crear)

Así pues, si aquello que proyectas es carencia, ¿sabes que vas a crear?

¿Y si al final del día, en esa lista de situaciones vividas aparece aquello que tienes, que has conseguido? Por ejemplo, quizá no se te ha pasado ahora mismo por la cabeza, pero ¿sabes que tienes una nevera!? ¿Sabes lo que eso significa? Puedes mantener y conservar en buen estado los alimentos, aquellos con los que das de comer a tu familia. Gracias a la nevera conserváis el estado de los alimentos que injerís para nutriros, para que vuestro cuerpo incorpore energía y nutrientes de los alimentos para formar sus células y cumplir sus funciones. ¿Habías agradecido hasta ahora tener una nevera, te habías parado a darle el valor que tiene? ¿Si no la tuvieras, te quejarías?

Quizá, si ya tienes nevera y únicamente prestabas atención a aquello que no tienes, por ejemplo que no tienes un coche nuevo… Estabas prestando tu atención y dando más valor a aquello que te falta y no en lo que has conseguido hasta ahora. Estabas pues, en la carencia. Si lo que crees, creas… ¿Qué estás creando?

agradecimiento virtud

Te propongo que al final del día enumeres también todo aquello que has conseguido; quizá el preparar un rico desayuno, el alimentarte, el ir al gimnasio, el darle un beso a tu pareja, el llamar a tus padres, … Estas pequeñas-GRANDES cosas, que en numerosas ocasiones hemos podido pasar por alto pero que sin ellas ¿Qué sentido tendría el mañana?, ¿Con qué fuerza te adentrarías en él?

A medida que pasen los días, observa las listas diarias, ¿cambian?, ¿van ganando “terreno” las situaciones de agradecimiento, de reconocimiento? Pues todos esos agradecimientos y reconocimientos son tuyos, son para ti. AGRADÉCETELOS, CAMBIA TU ENFOQUE!

puerta abundancia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies