Siguiendo con la observación me pregunté por muchos de los “problemas” de los adultos, el motivo de esas emociones “densas” que nos condicionan. ¿Sabéis qué observo? Que el origen está en la infancia y en lo que para nuestro subconsciente es la falta de amor.

En la época de nuestros abuelos sus papás se marchaban a la guerra, los mataban… Y las mamás luchaban por sobrevivir y dar alimento a sus hijos (las que habían sobrevivido). A los niños desde pequeños les enseñaban a luchar, crecían con el odio como maestro, con el miedo como aliado, com la carencia como acompañante…

¿Dónde estaba ahí el amor? ¿Qué niño sobrevive sin amor?

Nuestros abuelos sobrevivieron acostumbrados a luchar, sintiendo dolor, miedo, rabia, con la carencia del amor, sobrevivieron!!

Y nacieron nuestros padres, hijos de esas carencias, de ese sin amor; nuestros abuelos tenían una obsesión, que sus hijos (nuestros padres) no pasaran hambre y trabajar, trabajar, trabajar, ya que sólo el esfuerzo tenía recompensa y haría labrarles un mejor futuro a sus hijos.

Los hombres se marchaban fuera a trabajar, las mujeres en casa criaban solas a hijos, en muchas ocasiones numerosos. Esos padres (nuestros abuelos) sólo querían conseguir dinero, que sus hijos tuvieran algo que comer, que no pasaran lo que de pequeños habían pasado ellos… Con miedo, con dolor y sufrimiento, con la rabia de no tener más medios y en muchas ocasiones, de estar lejos de los suyos. Con el objetivo de sobrevivir

¿Dónde se quedó el amor en las familias donde el traer alimento era lo principal, dónde va antes el sobrevivir a un abrazo?

¡Y no juzgo a nuestros abuelos! Ellos hicieron aquello que vieron, ellos sólo querían que sus hijos sobrevivieran, nos parece poco? Ellos lucharon, renunciaron a abrazar para sobrevivir. ¿No es eso sufrimiento?, ¿No es eso un regalo para sus hijos, desde “su” amor?

Nuestros padres crecieron de nuevo con el miedo a sobrevivir, con el temor a no tener que comer, con el patrón de lucha, de esfuerzo, de renuncia y sin amor! Sin abrazos! ¿Cuántos niños creemos que pueden sobrevivir sin amor? Y de qué manera lo hacen?

Nuestros padres, viviendo en una nueva sociedad donde aparece la “clase media”, que puede permitirse comprar una casa, incluso hasta el apartamento en la playa, tener tele… Esos padres que su objetivo ha sido que a su familia no le falte nada. No le falte nada!! Ya que ellos no tuvieron dos casas, ellos no tuvieron tele, no tuvieron qué comer, no tuvieron estudios, no tuvieron amor!

La sociedad confundió el querer, el dar amor, con tener una casa en la playa, tener una tele, que el niño tenga la última video consola del mercado, que vaya a la mejor universidad y tenga 2 masters, que sea el mayor Directivo de una importantísima empresa, ya que eso es que el niño se labre un porvenir, eso es que no pase hambre, en definitiva, eso es que mi hijo tenga aquello que yo no tuve. Y eso nuestros padres lo hicieron desde el amor más absoluto hacia nosotros, esa ha sido su manera de amarnos, desde el sacrificio, dándonos aquello que ellos no pudieron tener. Te parece poca muestra de amor?

Aunque me sigo preguntando, ¿Dónde está el abrazo, la muestra se cariño que haga que el niño se sienta protegido, donde aprenda que puede con todo y que es un ser maravilloso, deseado?

Nuestros padres reproducieron aquello que vieron, nuevamente, de manera inconsciente los patrones de sobrevivir y del miedo aparecieron en escena.

Lábrate un porvenir, sé el mejor, ten un buen coche, trabaja duro, aguanta…!

Ahora, con nuestros hijos seguimos reproduciendo el mismo patrón?!?

Seguimos trabajando numerosas horas, seguimos “luchando” para tener un “super” puesto de trabajo en una multinacional, compramos todo aquello que el dinero nos permite, buscamos el reconocimiento y “enseñar” al vecino que yo soy más feliz y sobreviviré más y mejor puesto que yo tengo 2 casas, 2 coches, me voy de vacaciones a New York y mis hijos van a un colegio privado y comparten clase con el hijo del presidente de la multinacional “X”. La pregunta es “eso es amor”?! Es amor o miedo?! Miedo a no sobrevivir???

Y me sigo preguntando, ¿Dónde está el amor?, ¿Dónde está el abrazo, el tiempo de “calidad” que le dedicamos a nuestros hijos? ¿Dónde está el hacer sentir a nuestros hijos protegidos, deseados, amados?! Que sientan que no están solos y que aprendan a quererse y respetarse por encima de todo!

¡Volvemos a repetir patrones que inconscientemente hemos heredado! Y nosotros que criticábamos a nuestros padres…

¡Cuidado! puesto que dicen aquello de “allá donde fueres, haz lo que vieres” ¿Qué va a hacer tu hijo si en ti ve preocupación, estrés, falta de amor hacia ti y falta de muestras de amor y admiración hacia él/ella? ¿Cómo va a crecer, en qué se va a convertir?

¿Exiges a tu hijo que haga o sea como tú no haces o eres?

¡Para cambiar a tu hijo, empieza por ti!

 

amor fraternal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies