Hace ya algún tiempo alguien me habló del “Síndrome Manolo” y su efervescencia en las organizaciones, así que busqué información sobre él. Durante estos días, he vuelto a escuchar hablar sobre él y me gustaría compartir con vosotros qué es.

Según un estudio de la Univerdidad Pompeu Fabra, se identifica como “Síndrome Manolo” a aquel directivo o mando intermedio que se dirige a su equipo de manera prepotente y autoritaria, llegando a a frenar con sus actuaciones la creatividad de su equipo; todo ello comporta a la compañía daños estructurales y según una noticia de Antena 3, hasta unas pérdidas económicas del 30%.

Al “Manolo” le gusta llamar la atención, demostrar su fuerza y/o poder, debe quedar por encima de las personas de su equipo, no escuchando ni aceptando algún comentario que pueda destacar. Se puede llegar al punto del abuso de poder. Su comportamiento es poco sociable.

buen jefe mal jefe

Si miramos ahora hacia aquellas personas que están dirigidas por un directivo con el “Síndrome Manolo” se sienten con una baja autoestima, desmotivad@s e incluso con miedo a expresarse y aportar ideas. Hasta el punto de que dichas ideas no aparezcan debido a un bloqueo de la persona, por sus emociones latentes que le están limitando.

buen jefe mal jefe

El resultado de esto es la bajada de productividad de las personas que componen la compañía sin un “motivo aparente”, la pérdida de tiempo por sus inseguridades, miedos, por las creencias y limitaciones que se están o se han formado. Así como empiezan a darse rotaciones de personal, lo que implica un coste para la empresa.

Después de definir a una persona con “Síndrome Manolo” es importante ir más allá y preguntarnos qué motivos son los que llevan a ese directivo o mando a comportarse de esa manera. Intenta recordar si has vivido alguna situación similar, ¿Quién crees que puede comportarse de esa manera? Únicamente aquella persona con temores, con inseguridades, con mucho miedo, miedo al fracaso. Si esa persona tiene esos temores e inseguridades, ¿Qué va a trasladar al equipo, qué puede hacerte sentir? En cambio, si realmente una persona está segura de sí misma y confía en ella, ¿Crees que necesita atemorizar a su equipo para destacar? Es más, ¿Crees que necesita destacar, sentir o creer que está por encima del resto? ¿Dónde estaría en esta situación la confianza y seguridad en uno mismo?, ¿Cómo vas a respetar a otro, cómo vas a confiar en él/ella si tú (el “Manolo”) eres el primero que no te respetas ni confías en ti?

Yo me pregunto, ¿Quién sufre más, el “Manolo” o el que lo sufre cada día?

Si en tu caso trabajas con un “Manolo” recuerda:

  • Identifica tus sentimientos y emociones.
  • Elabora un plan de acción:
    • Trabaja tu autoestima.
    • Reconoce en la otra persona sus limitaciones y miedos.
    • Recuerda que esos miedos y limitaciones son de la otra persona, mantén una barrera imaginaria para que no los hagas tuyos.
  • No supongas, el suponer nos daña. Damos poder a algo que no es real.

Aquí os dejo la noticia de Antena 3 donde hablan del “ Síndrome Manolo”.

En el otro extremo está “Maripili”, la mujer sumisa que quiere agradar a los demás hasta el punto de someterse al otro y rechazar el éxito y el poder. Otro día hablamos de ellas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies