¡¡NO!!

Nuevamente un mensaje que me recuerda, me vuelve a conectar, con que NO existen los imposibles.

puente

Te dejo el link del video que ha llegado a mí para que puedas maravillarte y conectar con todos tus sentidos, con tu alma:

https://www.facebook.com/bill.rojasii/videos/657175477766649/

Nos hemos creído que somos seres limitados, hemos creído que no somos capaces de adaptarnos a las “adversidades”, que el “mundo” se nos acaba si perdemos algo, a alguien. Nos hemos creído que si nos falta ese “algo” o alguien, la vida se acaba, que va a ser imposible seguir.

Tanto nos lo hemos creído que en ocasiones llegamos a hacerlo real.

Viví años creyendo y creando que mi vida estaba acabada, sin encontrar sentido, “perdí” a un trocito de lo que creí mío.

Me hundí, me hundí en el pozo más profundo y oscuro. Llegué a no querer trepar para salir, llegué a encontrarme “en casa” en ese lugar. Me creí que ese lugar era mío, que eso era lo que me tocaba. La oscuridad no me dejaba ver más allá.

Sufrí y vi sufrir a los que más quería, no encontraba sentido a la pérdida. Tanto perdí con aquella perdida que se fue con ella mi identidad. Enterré más que a un trocito de mí, me enterré en vida.

Ni la oscuridad, ni mis creencias, ni el “nuevo hogar” que era el pozo, pudieron con el brillo que existía y existe en mí. El mismo brillo que está en cada uno de nosotros.

Ese brillo, que sin saberlo y sin darme cuenta hasta muchos años después, confiaba y estaba preparado para brillar con fuerza. Ese brillo es el que me ayudó a construir mi camino para salir de ese oscuro y profundo pozo. Camino de siembra, de pantanos, de flores, de macetas rotas, de nubes y claros. Camino con paradas, con rocas, con ríos y con viajes a la tierra de nunca jamás.

El brillo me ha enseñado algo, que es tal su intensidad que puede hacer de cualquier muro, un puente para cruzar. Que no existen capas que puedan taparlo del todo.

Ese brillo somos cada uno de nosotros, nuestra esencia. Sin creencias, sin valores, sin limitaciones, sin apegos, sin necesidades, simplemente es. Sin más y con todo. No necesita a nada ni nadie, ya brilla por sí solo.

Confieso que existen en mí milésimas de segundo donde mi mente se pregunta “maldita sea, ¿es necesario todo esto, este sufrimiento, para aprender?”

¡Qué mal “perder” tiene el ego!

No se trata de aprender, se aprende con la mente y la mente es ego. Se trata de vivir, de crecer y agradecer. Cada vez que soy capaz de cruzar un puente, es porque antes ha caído un muro, un muro que no me permitía ver más allá. Cada vez que cruzo un nuevo puente, antes lo he construido. Eso no es aprender, eso es vivir, es experimentar, es crear, es continuar el camino. No es cualquier camino, es el camino del brillo, el de la conexión con tu esencia, eso que realmente eres.

No somos ni menos ni más que los demás, somos iguales, formamos parte de esa esencia. Dejo atrás en cada pieza que construye mis puentes, creencias como sentirme inferior o superior a alguien, creencias como que algo o alguien son necesarios para mantenerme aquí. Permito sentirlo en cada pieza del camino que construyo, el ego necesita del apego para destacar, para alimentarse y confieso que en ocasiones me resulta complicado dejar el apego.

Aquí estoy, desnudándome para poner una nueva pieza de un muro que me va a permitir cruzar un nuevo puente, gracias al video que he compartido al principio de este post.

Apegarse a algo o a alguien es no confiar en que tú ya tienes todo, tú ya eres todo. Es no confiar en tus infinitas posibilidades, en tu capacidad de conexión con el ser divino que también eres.

¡Feliz instante!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies