Es maravilloso cuando cae en tus manos un relato breve y sientes que se adapta totalmente a tu situación, son aquellas ocasiones en que piensas que parece que lo hayan escrito para ti! Seguro que sabes de lo que hablo! Lo mismo nos pasa con algunas canciones…! Seguro que ahora mismo tienes una en tu mente 😉

Ayer llegó a mí un corto relato que quiero compartir con vosotros, un relato breve aunque con mucha posibilidad de reflexión.

El caballo

Un campesino, que luchaba con muchas dificultades, poseía algunos caballos para que lo ayudaran en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia de que uno de los caballos había caído en un viejo pozo abandonado. Como el pozo era profundo, seria extremadamente difícil sacar al caballo de allí.

El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, evaluó la situación, y, aunque vio que el animal no se había lastimado, por la dificultad y el alto precio de lo necesario para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Así que tomo la difícil decisión de que el capataz sacrificara al animal tirando tierra dentro del pozo hasta enterrarlo allí mismo. Y así se hizo.

Los peones, comandados por el capataz, comenzaron a echar tierra dentro del pozo para cubrir con ella al caballo.

caballo pozo

Pero a medida que la tierra caía sobre el animal, este se la sacudía, y la tierra iba a parar al fondo, donde se iba acumulando y permitiendo que el caballo fuera subiendo a medida que subía el nivel de la tierra acumulada. Los peones se dieron cuenta de que el caballo no iba a dejarse enterrar sino que, muy por el contrario, estaba saliendo del pozo, hasta que, finalmente, ¡¡consiguió salir!!

caballo fango

Si estas “allí abajo”, sintiéndote poco valorado mientras los otros lanzan sobre ti la tierra de la incomprensión y la falta de oportunidad y de apoyo, recuerda al caballo de esta historia. No aceptes la tierra que tiren sobre ti, sacúdela y sube sobre ella. Y cuanta más tierra te tiren, más iras subiendo, subiendo, subiendo…y sonriendo, sonriendo, sonriendo…

Quizá te has sentido Caballo en alguna ocasión, quizá puedes hasta sentir como has sacudido o estás sacudiendo la tierra.

¿Cómo vives una adversidad? La tierra sacudida, te ayuda a subir!? Lo que hoy es un problema te ayuda a aprender, a crecer.

Es curioso como muchas veces escuchamos a las personas decir “a mí me gustaría tener 20 años pero con lo que sé ahora”. Me pregunto ¿Cuántas veces se habrá sacudido esa persona la tierra?

Desde hoy te invito a que siempre que lo necesites cierres tus ojos y veas el caballo, imagínate que si tú quieres puedes ser caballo y que tienes toda la fuerza para sacudir la tierra.

caballo libre

Recuerda que sin la adversidad no sólo no valorarías la bonanza, es que no la conocerías!

Y ahora, qué me dices del campesino!? Ante la adversidad baja sus brazos, se resigna sin luchar. La vida te ofrece oportunidades para que crezcas, para que aprendas…

Piensa si algo en lo que te resistes, no aceptas, vuelve a repetirse en tu vida; ¿Quizá tienes la oportunidad de aprender algo con esa situación!?, ¿Quizá resistiéndote o huyendo no te das la oportunidad de seguir creciendo, de seguir aprendiendo?, ¿Quizá por eso se vuelve a repetir?

Ante una situación adversa tienes dos opciones aceptarla y aprender en el camino o resistirte o incluso resignarte y sufrir. Pregúntate si puedes hacer algo, ¿depende de ti el que deje de ser adversa?, si no es así, ¿qué puedes hacer tú? Ya sabes que tienes 2 opciones, ¿cuál eliges?

En referencia a la actuación de los peones que cumplieron con las órdenes del campesino, ¿ves alguna relación con situaciones en tu vida? ¿Alguna vez has actuado obedeciendo? si es así, ¿cómo te has sentido?, ¿actuabas en coherencia con tus valores y principios?. En caso contrario, ¿qué motivo(s) te llevó a actuar en contra de tu voluntad? ¿Cómo te sentiste al hacerlo y qué consecuencias tuvo en ti?

Recuerda que el campesino y/o el peón pueden volverse caballo!

Gracias infinitas a mi padre, por acompañarme a ser y sentirme caballo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies