aceptar resignarse

¡Aceptar no es lo mismo que resignarse!

Aceptar es saber, e incluso más allá, es sentir que lo que está sucediendo o lo que estás sintiendo es lo mejor que ahora mismo puede sucederte para tu crecimiento, para tu evolución.

Resignarse es sentirse “abatid@”, es bajar los brazos con dolor y sufrimiento. Es desconectar del brillo.

Por ejemplo, cuando planeamos una salida al campo con familia y/o amigos y el día trae con él lluvia.

Puedo anular la cita y resignarme a quedarme en casa sin salir, maldiciendo lo que es y lo que podría haber sido. Sintiendo que el día pasa y no estás haciendo “nada” (aunque parando atención a “no hacer nada”, es una de las cosas “imposibles” mientras vives aquí)

O también puedo aceptar que el día de campo planeado con la familia y amigos, no haga sol. Disfruto de estar con la familia, buscamos un plan B o incluso, si llueve, podemos permitirnos sentir la lluvia como nos moja. Ponernos las botas de agua y saltar los charcos.

¡Existe la gran suerte de poder elegir! Aquí empieza tu protagonismo!

Puedes empezar a ser el/la protagonista de tu vida con pequeñas acciones y decisiones de tu día a día.

Elegir resignarse, es totalmente válido y una opción para experimentar qué significa para ti, qué sientes. Es necesario para poder saber si te sientes cómod@ en ella.

Para disfrutar del papel de protagonista, comprender su significado y apreciarlo, es muy probable que hayas experimentado antes el papel de víctima. El papel de la persona que se resigna y es víctima de las circunstancias. Deja de culparte por ello, ¿Qué tiene de “malo”?

Es lo mejor que ha podido pasarte para abrir los ojos y darte cuenta que quieres un cambio de papel, que ahora te toca el de protagonista! El papel de la persona que acepta y aprende de las circunstancias. El papel de la persona que siente que crea aquello que desea aun cuando las circunstancias no son las esperadas.

No es necesario una ocasión especial para empezar a trabajar la aceptación, pues todas pueden ser igual de especiales, ¿de qué depende?

¡Feliz y maravilloso instante de aceptación!

¡Qué lo saborees!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies